propósitos de Año Nuevo

5 razones por las que es bueno hacerse propósitos de Año Nuevo

Marcarse propósitos de Año Nuevo nos ayuda a delimitar nuestros objetivos

Por MSR

De una amiga mexicana a la que le apasionan los rituales y las supersticiones conservo la costumbre de escribir antes de que acabe el año un listado de propósitos para el que viene. También, gracias a otras dos grandes amigas, practico siempre que puedo durante el mes de diciembre el “balance de año”, esto es: juntarse con aquellas personas en las que has depositado más confianza y tratar de entablar una conversación sobre cómo ha ido el año que se nos va. ¿Se cumplieron los objetivos? ¿Resultó satisfactorio? ¿Aprendimos lo esperado o, al menos, lo suficiente? Pararse de vez en cuando y echar la vista atrás es un ejercicio necesario aunque costoso.

A continuación ofrecemos un listado de por qué realizar propósitos de Año Nuevo es tan importante:

1 – Nos ayuda a conocernos

Si nunca nos sentamos tranquilamente (televisión apagada, móvil en silencio, fuera del alcance de la vista, lejos de cualquier estímulo cotidiano, lo cual no resulta fácil) a pensar en nosotros mismos, en el curso de nuestras vidas y a obtener conclusiones sobre los pasos que estamos dando, no tendremos una visión clara de lo que queremos para nosotros. Conocerse es esencial para alcanzar la autorrealización y la idea abstracta de felicidad. Aquello de que “la ignorancia es la base de la felicidad” no aplica verdaderamente; cuanto menos nos cuestionemos las cosas más a la deriva estaremos y menos controlaremos las riendas de nuestra vida.

propósitos de Año Nuevo

2 – Nos permite concretar logros pasados

¿Has tenido alguna vez una sensación de desazón al finalizar el año y echar la vista atrás? Tal vez esto ha ocurrido porque no le has dedicado el tiempo suficiente a enumerar la cantidad de cosas que has hecho durante todo un año. La percepción de que los años pasan volando y de que la monótona rutina (permítaseme el epíteto) nos atrapa se puede disipar si se desmenuza realmente el año transcurrido, casi, mes a mes: seguramente en él hay viajes, pequeñas satisfacciones personales, relaciones nuevas que hemos entablado, lugares distintos que hemos visto por primera vez y sabores diferentes que nos hemos atrevido a probar, quizá etapas concluidas o algunas recién empezadas. Todo es válido pues, ¿quién marca lo que hace de nuestras experiencias algo meritorio? Consejo: para no olvidarse de las cosas que hemos realizado durante todo un año conviene anotarlas en un calendario mes a mes, al menos, las importantes, ya sean sensaciones, emociones, sentimientos o hechos. Esto ayuda a tener una percepción más real del auténtico aprovechamiento de las horas del día.

3 – Nos hace tomar perspectiva de nuestros deseos

Escribir lo que uno quiere que ocurra en su vida –ajustándose a metas realizables, no sirve de mucho anotar “ser rico” o “modelo” o “conocer a George Clooney” en un papel– a finales de diciembre es interesante para releerlo un año después. En ese momento muchas veces nos damos cuenta de cómo han cambiado nuestras prioridades y de cómo se han reestructurado las necesidades: ser conscientes de nuestro propio cambio es un paso para confiar en nuestra capacidad de mejora y transformación. Este ejercicio es verdaderamente reconfortante cuando han pasado varios años y puedes comparar tus objetivos y metas de antaño con los más recientes; os aseguro que uno crece y con creces… :-). En el caso de mi amiga mexicana, los papelitos, con unos seis u ocho propósitos realizables por año, los guarda en un cofrecito de la suerte. Un bonito ritual y un hermoso recuerdo.

propósitos de Año Nuevo

4 – Nos da fuerza para emprender el nuevo año

El hecho de escribir nuestras metas permite imprimirles un carácter de realidad y seriedad: un compromiso. Como sé que a muchos/as esto puede hacerles temblar, os pido que tengáis en cuenta que se trata de un compromiso de ti para contigo: nadie os culpará de no conseguirlos pero, sin embargo, al menos habrás sido capaz de encarar el próximo año con las cosas claras (las prioridades) y el chocolate espeso.

5 – Es una carta a los Reyes Magos contigo como destinatario final

propósitos de Año NuevoLas personas más detallistas suelen dedicar mucho tiempo a los demás en estas fechas; notas, cartas, postales, regalos personalizados y cosas por el estilo son en muchas ocasiones obsequios para nuestros seres queridos. Sin embargo, uno tiende a olvidarse de sí mismo y de dedicarse unas cuantas palabras de gratitud, dulzura y amabilidad, incluso orgullo: ¿estás contento con cómo has sido este año? ¿Fuiste bueno o mejorable? Esta clase de preguntas por tontas que parezcan son sencillas de responder y nos permiten resituarnos. Seguramente quienes hayan podido tener un mejor año se incomodarán en cierta manera al cuestionarse su conducta o trayectoria, pero esto en ningún caso es negativo: tenemos todo un año por delante para remediarlo. Lo importante es crecer y aprender; otro amigo mío solía decir: escribe tu epitafio cada año y pregúntate si ese es el recuerdo que los demás –y tú mismo– quieres que tengan sobre ti. Hay que ser valiente, sí, pero, ¿quién dijo que esto fuera fácil?

Fotos: pixabay

li-750x3
Y tú, ¿qué opinas de los propósitos de Año Nuevo? ¿Te parecen útiles o prescindibles? Para SOMOS SUMAS atar metas es vital. Aquí te dejamos con una poesía inspiradora que anima a ello.

li-750x3

About Diego Mattarucco

Soy otro uniplural humano en este uno y diverso universo. Converso con versos musiqueándolos y teatreándolos allí donde me llaman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>